El nuevo “nido” de la empresa clásica de nuestras cocinas

Foto modificadaDesde finales del año pasado, los empleados de Gallina blanca Star tienen la inmensa suerte de trabajar en su nueva sede sita en L’Hospitalet del Llobregat. Quizá no tendría mayor importancia esta noticia y menos, dedicándome al mundo de la prevención de riesgos laborales, tampoco destacaría el diseño vanguardista de sus instalaciones repartidas en cinco plantas de más de 5000m2, pero tras ese telón de modernidad hay algo más. Y es que para el diseño interior y de distribución de espacios, se contó con la opinión de las personas que más tarde ocuparían sus instalaciones. Para ello se recogieron el 95% de las peticiones de los mismos y esto se materializó en el resultado final.

El edificio dispone de espacios abiertos destinados al proceso creativo que, en un alarde de originalidad, tienen nombre de sopas y productos vinculados con la empresa, como la sala Borsch (una sopa rusa) o la sala Harira (caldo marroquí).

Una de las innovaciones que presenta se centra en la movilidad del puesto de trabajo. Cada empleado tiene una taquilla en la cual dispone de un portátil y un smartphone. Así pues al llegar al centro, tiene que recoger este equipo y ubicarse donde lo desee, bien en puestos convencionales con ordenadores de sobremesa o en mesas de grupo. Sigue leyendo

Anuncios