Naturalmente, es arte

Una de las grandes tragedias que empezó a manifestarse hacia la segunda mitad del siglo pasado, fue el progresivo abandono de los entornos rurales, en pro de una creciente demanda de mano de obra de las industrias, la expansión de las ciudades y el asentamiento predominante de las zonas costeras. Así las zonas interiores que en tiempos pasados fueron grandes generadoras de riquezas agrícolas y ganaderas, primordialmente, ahora están prácticamente reducidas a algo simbólico. De hecho si miramos los indicadores de natalidad de ciertas poblaciones en algunos municipios de la piel de toro podríamos hasta escandalizarnos.  Sigue leyendo

Anuncios